Teresa Estapé

Teresa Estapé

Las instalaciones y las acciones de Teresa Estapé buscan actuar como sutiles disrupciones y llamadas de atención sobre las construcciones de lo que se percibimos como real y verdadero.

Una suerte de paz perpetua se encarga de borrar las diferencias, contradicciones y complejidades de nuestra idiosincrasia como grupo heterogéneo y es en este contexto en el que estas acciones se insertan para cuestionar o por lo menos reflexionar sobre el status quo de lo aceptado.

Son siempre fruto de un proceso de un proceso de trabajo lento, técnico y laborioso, llevado a cabo en todo momento por la propia artista, en el que partiendo de unas premisas base o líneas marcadas de actuación, el camino, se convierte en parte consustancial de la obra.

El esfuerzo del proceso, las resoluciones que se van tomando a lo largo de éste asumiendo imprevistos y errores, devendrán la obra en si misma.